Una de las tantas cosas que diferencian a los humanos de los perritos, es la capacidad de que tienen nuestros engreídos de ser niños por el resto de su vida, y la disposición que tienen para el juego.

Nuestros peludos juegan durante toda su vida, incluso si están mayores, ya que para ellos es una necesidad básica, como comer. Es por eso que debemos darnos un tiempo durante la semana para interactuar con ellos.

Te recomendamos leer: ¿Puedo sacar a la calle a mi cachorro sin vacunas?

Tenemos los mejores Chaleco Impermeable para perros

Diferentes tipos de juegos

El juego en solitario con objetos parece ser derivado de un comportamiento depredador: los juguetes preferidos de los perros son aquellos que pueden ser desmembrados, y un sistema de retroalimentación de la habituación como complejo inhibe jugar con objetos que son resistentes a la alteración física.

El juego social intraespecífico es estructuralmente diferente del juego interespecífico y por lo tanto puede ser motivacionalmente distinto y servir para diferentes objetivos; por ejemplo, los perros suelen competir por objetos al jugar con otros perros, pero suelen ser más cooperativos cuando el compañero de juegos es humano.

¿Dominantes ante el humano durante el juego?

La mayoría de los perros no parecen considerar a los juegos como algo competitivo al ser jugado con un compañero humano, ni como  como competiciones de «dominación»: más bien, para los perros ganar la posesión de los objetos durante el juego al humano (como sucede al jugar con mordedores) parece ser simplemente algo gratificante.

Si tienes perros en casa te puede interesar leer: ¿Se puede vacunar a una perra embarazada?

Regálale a tu perro el mejor juguete: Pelota de Adiestramiento

El juego puede llegar a ser un factor muy importante en el plano social, ya que los perros son capaces de extraer información social no sólo de los juegos en los que participan, sino también de los juegos que ellos observan entre terceros. Los investigadores sugieren que la alegría característica del perro doméstico en contextos sociales es un rasgo adaptativo, seleccionado durante la domesticación para facilitar la formación y adiestramiento para fines específicos, y la formación de vínculos emocionales entre perro y dueño. La frecuencia del juego puede ser un indicador de la calidad de las relaciones de entre los perros y los humanos.

También te podría interesar: ¿Los perros necesitan ropa?

Ve nuestra Pelota Duraplay

Esperamos que este artículo sobre: ¿Los perros adultos pueden jugar? , te haya gustado mucho. Te invitamos a seguirnos en Instagram y Facebook y visitar nuestra tienda online si deseas comprarle algo bonito a tu perro.

Abrir chat